En los últimos años diferentes grupos de investigación han realizado estudios que tratan de identificar las destrezas y habilidades que desarrollan los estudiantes al aprender a programar con Scratch, centrándose fundamentalmente en comprobar si se utilizan correctamente determinados bloques o primitivas que demostrarían el conocimiento de ciertos conceptos y la habilidad de utilizarlos de manera apropiada para solucionar un problema. Así, por ejemplo, si un estudiante utiliza un marcador para mantener la puntuación de un juego, demuestra que entiende el concepto de variable y que sabe cuándo y cómo deben usarse. Entre los estudios que trabajan en esta línea podríamos destacar los siguientes:

  • Skill progression demonstrated by users in the scratch animation environment
  • Modeling the learning progressions of computational thinking of primary grade students
  • What do students learn about programming from game, music video, and storytelling projects?
  • A qualitative study of animation programming in the wild
  • Programming by choice: urban youth learning programming with scratch

Sin embargo, no existen demasiados trabajos que se centren en los errores que se producen al aprender a programar con esta plataforma. De hecho, hasta el momento tan solo hemos localizado un par de artículos que trabajan en esta línea:

  • Habits of programming in scratch
  • Spaghetti for the main course? Observations on the naturalness of scenario-based programming

En ellos se destacan dos malos hábitos que presentan la mayoría de los proyectos Scratch que analizan, que son: (a) un proceso de desarrollo totalmente de abajo a arriba que comienza con bloques individuales de Scratch (sin una fase de análisis y diseño previa); y (b) una tendencia excesiva a la descomposición, de forma que las unidades (los programas) son demasiado pequeños y en ocasiones carecen de coherencia lógica.

En nuestra experiencia, otro de los errores que más vemos es la tendencia a la repetición de código entre programas, ya que no es habitual observar a estudiantes que hagan uso de la funcionalidad de crear sus propios bloques (equivalente a definir un método o una función) que está disponible desde la versión 2.0 de la herramienta.

Con el objetivo de recopilar la opinión de los docentes que utilizan Scratch en sus aulas hemos preparado la siguiente encuesta. ¿Te animas a participar?

¡Muchas gracias!

Imagen: “Questions” de Oberazzi