Sábado de mayo, 9,30 de la mañana. Lejos de estar desierto, el campus de la Universidad Politécnica de Madrid está muy animado. Las familias van llegando poco a poco al taller de programación de videojuegos y robótica que Programamos junto a Orange va a ofrecer.

Los padres y madres, al principio tímidos, se quedan en un segundo plano. Mientras, los más pequeños demuestran su ilusión por comenzar. Una madre por fin se atreve a hacer la gran pregunta “¿podemos participar también nosotros?”. “Claro”, responde Patricia Flor, una de las cofundadoras de Programamos. “Una buena parte de las actividades de Programamos está dirigida al público familiar. El objetivo es aprender en familia”, nos comenta.  Y pronto se establece una competición entre adultos y niños. No hace falta decir quien muestra más destreza… “Ellos han nacido rodeados de tecnología”, confiesa con cierta envidia uno de los padres.

A lo largo de la mañana los participantes van pasando por los diferentes talleres y demostraciones: cómo controlar sensores y motores, cómo programar sin ordenador, cómo manejar a los bee-bots divertidos robots en forma de abeja, cómo programar con Scratch y, la sensación de este evento, un juego de “Operación” casero con Scratch y makeymakey.

IMG_3905

Las familias no solo están aprendiendo a usar la tecnología, sino a crear tecnología. “Los ciudadanos de hoy ya no somos meros usuarios sino que tenemos la capacidad de hacer tecnología. Con su trabajo, creando su propio videojuego, están favoreciendo la cultura libre, la creatividad y el emprendimiento.”, dice Jesús Moreno, codirector de Programamos.

En la segunda parte del evento las familias colaboran para la creación de un videojuego con Scratch. “Es gratificante ver cómo cada cuál lo hace a su gusto, construyendo desde laberintos imposibles hasta naves espaciales que tienen que esquivar fantasmas”, nos sigue comentando Jesús.

Horas después del comienzo de Superprogramadores 2015, los participantes no dan muestras de cansancio. Tampoco los tuiteros que estuvieron toda la mañana comentando con el hashtag #Superprogramadores 

la foto

 

Al finalizar la jornada llega la última sorpresa. Un programa de Scratch va a repartir tres premios muy especiales. Los niños y niñas miran con deseo la pantalla deseando que un gato diga su número. Los ganadores no pueden ocultar su sonrisa al ver que van a poder llevarse a casa sus propios makeymakey.

IMG_3958

¡Gracias a todos por participar en #Superprogramadores! Esperamos veros muy pronto.