El pasado jueves participamos en Education 3.0: ICT and e-learning course, un curso organizado por European Global Solutions al que han asistido educadores de diferentes países de Europa que están interesados en nuevos usos de la tecnología que les ayuden a mejorar su practica docente.

La primera parte de nuestra sesión comenzó con una introducción sobre la programación y sus posibles usos en la educación, tratando de poner el énfasis en el enfoque “programar para aprender”, es decir, en utilizar la programación no como un fin en sí mismo, si no como una herramienta que permita mejorar el aprendizaje  de otras disciplinas.

 

A continuación dispusimos de 2 horas para poner en práctica estas ideas, así que tras realizar algunas actividades básicas para familiarizarnos con la herramienta Scratch, nos pusimos manos a la obra para desarrollar nuestro primer videojuego.


Si te animas, puedes tratar de desarrollar este juego tú mismo, ya que en nuestro blog tenemos publicado un sencillo tutorial para que, paso a paso y desde cero, puedes crear tu propio videojuego.

ScratchWorkshop1 ScratchWorkshop2

 

 

 

 

 

Una vez adquirida cierta destreza en el uso de la interfaz y tras haber jugado con la mayoría de los bloques, estudiamos distintos ejemplos de proyectos Scratch en los que se trabajan diferentes habilidades y disciplinas, de forma que los asistentes pudieran comprobar lo sencillo e interesante que resulta introducir la programación en cualquier asignatura o área, desde las matemáticas, las ciencias o la física, hasta los idiomas, la historia o la literatura, sin importar el nivel educativo en el que se esté trabajando.

Para finalizar la sesión, presentamos la semana de la programación de la UE, visualizando los eventos organizados en sus países, y hablamos de la nueva guía desarrollada por la Universidad de Harvard, Creative Computing, que es un recurso fantástico para cualquier docente que quiera comenzar a introducir la programación en sus clases.

Y después de una sesión así de completa, qué mejor que una visita a la Feria de Almería para cargar las pilas escuchando flamenco, disfrutando de las tapas más típicas y visitando diferentes plazas y calles de esta magnífica ciudad. Ha sido un verdadero placer participar en este curso del que nos llevamos la sensación de haber coincidido con un gran equipo de gente estupenda con el que esperamos seguir colaborando en el futuro.