El pasado 9 de junio nuestro compañero Jesús Moreno (@J_MorenoL) acudió a Bruselas invitado por el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del Profesorado como representante de España durante el “Encuentro Europeo acerca de políticas sobre programación informática”. En este evento se repasaron las políticas nacionales de introducción de la programación en los currículos oficiales que están llevando a cabo los diferentes Estados comunitarios.

Al encuentro acudieron representantes de ministerios, miembros de la Comisión Europea, empresas del sector IT y organizaciones sin ánimo de lucro que fomentan la enseñanza de la programación.

El workshop consistió en un interesante intercambio de experiencias en el que además de distintas demostraciones, se generó un enriquecedor debate entre los representantes de diferentes entidades. Así mismo, se expusieron casos de éxito y proyectos impulsados por los entes más diversos.

A través de una videoconferencia, Damian Nante presentó “Programma il Futuro” en el que ya han participado 300.000 estudiantes italianos y en el que se espera que el próximo curso lo haga 1 millón. A través de herramientas simples y divertidas los estudiantes entran en contacto con los conceptos básicos de la computación.

No fue el único proyecto proveniente de Italia, puesto que Lorenzo Guasti, de INDIRE, nos mostró como se pueden introducir clases de programación y robótica en las clases de Filosofía.

Fueron muchas las intervenciones en las que se debatió la introducción de la programación en la educación formal. Miles Berry, de la Universidad de Roehampton expuso el modelo británico en el que en el curso 2014-2015 se ha introducido la asignatura “computing” obligatoria desde el primer curso de Primaria. El representante inglés destacó el apoyo de la televisión pública, la BBC, con la inclusión en la parrilla de programas como Make it Digital.

Estonia, con la representación de Ene Koitlla, destacó el papel de este país como el primer Estado europeo que introdujo la programación en el currículo. Estonia se diferencia del Reino Unido introduciendo la programación no como una asignatura sino como una herramienta que puede ser aplicada a todas las materias. En la misma línea está Finlandia, que en 2016 abre las puertas de las escuelas a la programación destinando 8,5 millones de euros a la formación de docentes, tal y como nos contó Jukka Talivori. Cabe destacar que esta aproximación es la que ha seguido la Comunidad de Navarra, pionera en nuestro país, al incluir desde el pasado curso programación en el curriculum de matemáticas, aunque con un enfoque multidisciplinar,  en 4º y 5º de primaria.

La formación de los docentes fue una de las necesidades más comentadas. La European SchoolNet Academy ha puesto en marcha recientemente dos MOOCs en los que han participado más de 2.500 docentes. España se encuentra entre los 5 países en los que más docentes han participado. Uno de los comentarios más comunes de los docentes participantes ha sido que, a pesar de reconocer el potencial educativo de la programación, los recursos de los centros educativos, en relación a la conexión a internet y el equipamiento, no hacen posible su introducción en la práctica diaria. Por este motivo, proyectos como el liderado por INTEF en relación a la mejora de la conectividad a internet en los centros educativos españoles son fundamentales para la adopción de este movimiento.

Además de sobre su presencia en la educación formal tuvimos la oportunidad de conocer apuestas como la de los Dojos o clubes existentes en todo el mundo y en los que chicos de 7 a 17 años interactúan con la tecnología en un entorno informal, destacando, en este sentido, iniciativas como CoderDojo o CodeClub.

En definitiva, lo vivido en la jornada del 9 de junio en Bruselas ha supuesto un nuevo impulso para Programamos, al compartir con el resto de compañeros europeos la ilusión de trabajar por un objetivo común y ver los resultados positivos de la iniciativa.