La Uberización de la educación

//La Uberización de la educación

La Uberización de la educación

Aunque hay muchos recursos de Code.org que nos encantan, desde luego los objetivos finales y los valores de esa organización no son los mismos que los que mueven a Programamos. Y esto es algo que su fundador y CEO pone claramente de manifiesto con algunas de sus reacciones. Así, cuando hace unos meses un conductor de Uber que le llevaba al aeropuerto a las 05:30 am le comentó que era profesor de matemáticas y que antes de ir al instituto tenía que dedicar unas horas a trabajar para esta empresa de transporte para poder llegar a fin de mes, a Hadi Partovi le parece de lo más normal, y no se corta en poner un tuit diciendo que le ha animado a que aprenda informática en la web de Code.org.

El proceso de Uberización de la educación es uno de los desastres analizados por Audrey Watters en su artículo Las 100 peores debacles de la década sobre tecnología educativa. Así, existe un movimiento global -también en España- que defiende que terminar con las regulaciones en el mundo educativo y, especialmente, con el modelo de escuela pública, haría que naciera el Uber de la educación, «un nuevo modelo que empodere a las personas», en palabras de la Secretaria de Educación de los Estados Unidos. Sin embargo, Audrey Watters nos recuerda en su artículo que si algo hemos aprendido «tras una década de economía colaborativa, es que se ha demostrado que se basa en la explotación, no en la innovación»:

Y, por supuesto, muchos docentes se encuentran trabajando como conductores de Uber mientras luchan para llegar a fin de mes con sus salarios. De hecho, Uber tiene campañas de marketing dirigidas directamente a docentes, alentándolos a hacer de la compañía de viajes compartidos su segundo trabajo, y ofreciendo a los docentes en algunas ciudades donar un pequeño porcentaje de cada tarifa de viaje a sus aulas.

Desde luego, como ciudadano y aunque solo fuera desde un punto de vista exclusivamente egoista, yo preferiría que los docentes de mis hijos tuvieran un sueldo y unas garantías que les permitieran dedicar sus horas libres a descansar, a vivir, a aprender más y a preparar mejores clases, y no que tuvieran que buscar un segundo empleo precario para poder sobrevivir. ¿De verdad como sociedad queremos ir hacia el segundo escenario? ¿Quién gana con una situación así?

En cualquier caso, aunque hayamos comenzado el texto con el desafortunado tweet de Hadi Partovi, esta entrada no debe entenderse como una crítica generalizada a Code.org. Muchos de sus recursos son fantásticos y de hecho los recomendamos muy a menudo. Pero a veces no hay que olvidar qué empresas están detras de ciertas iniciativas y qué intereses son los que realmente persiguen. Y ese es uno de los motivos por los que, por ejemplo, en Programamos nos volcamos mucho más con Code Week, la Semana Europea de la Programación que promueve la Comisión Europea, que con iniciativas como la Hora del Código.

La imagen de cabecera es una obra derivada de
la original de Humphrey Muleba en Unsplash

By | 2020-01-14T17:02:59+00:00 enero 14, 2020|Opinión|0 Comments

About the Author:

Tras más de una década como profesor de informática decidí explorar otros caminos del mundo de la educación. Así, en los últimos años he trabajado en diferentes universidades para investigar sobre el desarrollo del pensamiento computacional, he participado en grupos de expertos y comisiones de trabajo internacionales, y he gestionado proyectos a gran escala en el Ministerio de Educación, entre otras iniciativas. Tras conseguir una visión más global, regreso al aula y a Programamos con el objetivo de seguir contribuyendo tanto desde la educación formal como la informal al avance de este campo.

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies